Contacto:(+52) 55 2774-5613 hola@bweb.mx

El genio del mexicano en la Aldea Digital

El genio del mexicano en la Aldea Digital

Por Alejandro Blanca Carrasco

 

La esperanza, la fe, los anhelos que hallé aquí, en la Aldea Digital ubicada en el Zócalo, son tan puros como el afán natural de participar en mejorar este mundo caótico. Es evidente desde la entrada pues la larga fila mostraba diversos personajes con razgos en común: expectativa y esperanza, visible en algunos detalles, según la personalidad de cada quien. Así, noté miradas febriles –muchos están realmente hambrientos por encontrar una buenas idea que les ayuden a impulsar sus negocios, precisamente el principal objetivo de sitios como la Aldea Digital, concepto en auge en todo el mundo-, pláticas explosivas, sobre todo si se referían a sus proyectos de vida;  pasos ansiosos, apresurados pero contenidos ante el inevitable beat de la fila, que llevaban a la multitud a su encuentro con las nuevas tecnologías, sin importar de quién se tratara, ya sea fuera ama de casa, un estudiante, emprendedores, expertos en distintas áreas tecnológicas, profesionistas y profesores, empleados de gobierno, paseantes, cualquiera podía estar allí: ví a un albañil que –me platicó- trabajaba en una construcción cerca y que acudía a las instalaciones de la Aldea Digital para usar las computadoras  y “ver videos padres”; familias enteras, y bastante grandes, hasta de ocho elementos, iban de un lado a otro haciendo de todo un poco; grupos de amigos de varones, señoritas o mixtas también recorrían el lugar de un lado a otro, pero se detenían un poco de más tiempo en áreas específicas, como las zonas de entretenimiento, que ofrecían música, videojuegos y otros atractivos; hombres y mujeres dispuestos a encontrar las erspuestas que buscan desde -tal vez- hace mucho tiempo. EN fin, los asistentes tenían muchas actividades para escoger y lo aprovechaban pues todas las áreas estaban llenas de gente entusiasta y contenta. Después de todo, para eso asisten a la Aldea Digital.