Contacto:(+52) 55 2774-5613 hola@bweb.mx

Johan Cruyff, el emprendedor contracultural

Johan Cruyff, el emprendedor contracultural

Por Alejando Blancas.

 

Cruyff y Guardiola, enseñanzas para el éxito.

El ser humano le debe mucho a los genios. Esas personas diferentes, audaces, actores naturales en el sentido estricto que se le da en el Béisbol de las Grandes Ligas, individuos raros que terminan convirtiéndose en agentes contraculturales, simplemente porque sí, porque para ellos no había otra manera de entender el mundo que a su manera. Johan Cruyff era de esos y como tal, su influencia puso de cabeza al planeta fútbol. Aún lo está: Pep Guardiola y Lionel Messi, sus descendientes directos, reinan sin discusión como entrenador y jugador, respectivamente.

El mismo director técnico catalán se ha encargado de poner al legendario 14 de la Naranja Mecánica en el lugar que le corresponde, uno apartado del resto, ni peor ni mejor, sólo diferente. “Él me dio la oportunidad de debutar con el Barca y en todos esos años que estuvimos juntos aprendí mucho (…) No es nada fácil trabajar con genios como él pero esto va con el pack. Lo que no podemos pretender es que sea excepcional para cambiar las cosas, para ser contracultural y que después no sea él mismo”, dijo a la prensa española, tras conocerse la noticia del fallecimiento del crack.

Como siempre hacen los genios. En cualquier situación, sin importar que sean músicos, físicos, expertos en sistema o futbolistas, sus historias son generalmente interesantes y dejan enseñanzas para todos. Y sus pasos, trascienden sin importar qué pase alrededor; ni siquiera importa ya qué hace o qué deja de hacer él mismo. Sus logros mantienen vigencia y por ello, el legado de esta gente se mantiene vivo durante mucho tiempo e, incluso, si se sigue la cadenita, para siempre.

 

PELÉ Y CRUYFF
Confieso que no me tocó ver al ex jugador en plenitud; cuando niño –en un tiempo en que no existía internet y los servicios de televisión de paga eran caros y pocos- reaccioné mal ante la irrupción del entonces conocido como “El Holandés Volador”, a principios de los años setentas del siglo pasado, al creer que era un rival para mi ídolo máximo, Edson Arantes Do Nascimento, Pelé. No era el único: la mayoría de los niños conocía una leyenda que narraba un supuesto uno a uno entre un ya veterano Pelé –entonces en el Cosmos de Nueva York- y un joven Johan, entonces en pleno ascenso con el Ajax de Amsterdam. Tal match supuestamente se saldó a favor del brasileño, con paliza, 10 a 1 o 2, o algo así, lo cual revela con claridad el favoritismo mexicano, alimentado por el extraordinario desempeño del seleccionado brasileño, encabezado por O´Rei, en México ´70, torneo que fue suyo de principio a fin. Nada más supe del espigado jugador tulipán por notas en periódicos o revistas, pero poco más. Mi ignorancia era gigante: ni siquiera tenía idea del dominio del Ajax en la Copa de Campeones de Europa durante la primera década de los años setentas y menos del juego que desarrollaban, conocido como Fútbol Total, estilo tan revolucionario que llevó a Holanda a los primeros planos, cuando antes no tenía relevancia en este deporte.

Hasta la llegada del cable barato: entonces pude ver al majestuoso número 14 en vivo y mirar sus legendarias hazañas, tanto en pedazos -pasaban muchas jugadas en canales de deportes como el desaparecido PSN- como en partidos completos, pues entonces pasaban muchos de los llamados classic matchs, una producción europea, si no mal recuerdo.


Por supuesto, al verlo jugar entendí el tamaño de jugador que era Johan Cruyff. Un ejemplo es la jugada que abre la final del Mundial de Alemania Occidental en 1974, en la que con un sutil amague deja atrás a su marcador, quien no atinó a hacer otra cosa más que derribar al 14  dentro del área alemana. Gol, con un penal que no cobró él, pero que fue provocado por su genio.

 

CRUYFF Y LOS NEGOCIOS
Esa chispa, la chispa del genio, le acompañó toda su vida, en su paso por el Barcelona, por la liga Estadounidense –periodo en el que fincó las bases de sus negocios futuros, todos millonarios-, durante su periodo como entrenador, y en su vida posterior, dedicado a sus empresas. Existen testimonios que dan cuenta de la influencia de este hombre, más allá de la cadena Rikjard-Guadiola-Xavi-Messi, que domina el fútbol actual. Tendremos que esperar un poco para ver los resultados de las semillas sembradas por el 10 del Barcelona con sus legendarias actuaciones (el recorte a Boateng, durante la Champions League de hace dos años, ¿quién no lo recuerda?), pero todavía hay mucho que descubrir de los maestros como Cruyff, tanto dentro como fuera de la cancha.
El empresario, político y publicista catalán Luis Bassat se refiere a lo anterior, con palabras sentidas y claras: “Tuvo una inteligencia natural fuera de serie (…) Un día, durante el Consejo de administración mundial de nuestra agencia de publicidad Ogilvy & Mather, le pedí que nos hablara a los presentes y lo hizo. Durante una hora y sin papel delante, desgranó lo que había aprendido en el fútbol y cómo esas lecciones podían aplicarse a la dirección de una gran empresa multinacional. Todavía hoy, la gente que tuvo la suerte de estar en esa presentación, recuerda lo que Johan dijo y cómo lo dijo”.

La inteligencia y la mentalidad de Johan Cruyff le permitieron vivir una vida intensa y productiva una vez que se retiró del mundo del deporte. A través de distintos emprendimientos, entre el Instituto de Estudios, Cruyff Classic y Fundaciones de apoyo a proyectos deportivos, medios para cambiar al mundo, decía, ahora mismo sigue en su lucha por cambiar la mentalidad de la gente, como lo hizo con el Barcelona, un conjunto mediocre antes de su llegada, en 1973. Los jugadores y trabajadores del Barca entendieron perfectamente la lección y, tras más de 30 años de trabajar con fe -ese haces creyendo en algo más grande que tú- e inteligencia, es ahora el mejor conjunto del mundo.

Todo gracias a un genio rebelde, irascible, incorruptible, siempre creativo.

En Business + Web estamos en búsqueda permanente de aquel que es diferente, del genio, del audaz, del que se inspira e influye a los demás. Por eso estamos abiertos a tus ideas, tus proyectos, tus emprendimientos. Llámanos, mándanos un correo, contáctanos a través de las redes sociales. Podemos ayudarte a darle chispa a tu emprendimiento.